El Tenedero, que es y que debemos tener en cuenta para elegir un buen tenedero

En esta entrada veremos que es el tenedero, que debemos tener en cuenta a la hora de elegir un buen tenedero y la diferencia con fondeadero.


 El tenedero, definición

 Denominamos tenedero a la zona de fondo marino correspondiente al fondeadero, lugar donde podemos encontrar un fondo adecuado para que nuestra ancla agarre adecuadamente y soporte la fuerza ejercida por  nuestra embarcación.

 En función de la naturaleza del fondo, podemos decir que disponemos de un buen o mal tenedero, según nuestra ancla agarre bien, pueda garrear, o quedar atrapada al levarla.


Diferencia entre fondeadero y tenedero

Como he dicho anteriormente, el fondeadero es el lugar elegido para fondear y para el que hemos tenido en cuenta varios factores para hacerlo, como el que esté protegido de olas y corrientes así como de los vientos dominantes, la profundidad del mismo y el fondo. El fondo es a lo que llamamos el tenedero. Es donde va a hacerse firme nuestra ancla si lo elegimos correctamente. Por lo que el tenedero es uno de los factores a tener en cuenta a la hora de elegir el fondeadero.

A la hora de elegir tenedero debemos tener en cuenta una serie de factores, especialmente el tipo de fondo. A continuación vemos los deferentes tipos de fondo que normalmente podemos encontrar y los vamos a clasificar como buenos o malos tenederos.

Tipos de tenedero

Fondos buenos

                                                                             Arena, tanto la arena fina como la gruesa son los mejores fondos, ya que el ancla agarra muy bien en ellos y se recupera con facilidad.

Fango compacto. El fango compacto también es un buen tenedero, no garrea el ancla y agarra con facilidad, así como que es fácil de soltar

                                                                             Arcilla. Es un buen tenedero si agarra bien, si se suelta, hay veces que  hay que levar el ancla y limpiar la arcilla adherida a los mapas del ancla antes de volver a intentar que agarre.

Fondos malos

                                                                                                                                                                             Algas. Suele enredarse el ancla y dificulta su recuperación.

                                                                                                                                                                   Piedra y cascajo. Suele resbalar el ancla sobre ellos y no agarra.

                                                                                                                                                                   Rocas. Si el ancla se hace firme en una grieta es difícil su recuperación y cabe la posibilidad de perderla.

Fango blando. Al principio no agarra bien y si se fondea un periodo largo de tiempo, el ancla se entierra y cuesta de recuperar, 


Si te ha gustado, por favor compártelo utilizando los botones a tu izquierda